martes, 15 de agosto de 2017

Declaración sobre Venezuela

MENSAJE DEL DIRECTOR

AUGUSTO PÉREZ LINDO
Dr. en Filosofía, Profesor de Posgrado en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, en la Universidad de Palermo y en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Miembro del Consejo Académico Asesor y del Consejo Científico de IUSUR
EN VENEZUELA LOS UNIVERSITARIOS LUCHAN EN LAS CALLES POR LA DEMOCRACIA Y POR EL BIENESTAR DEL PUEBLO VENEZOLANO

En Argentina y América Latina estamos preparando congresos y jornadas de evocación de la Reforma Universitaria de 19l8 cuyo epicentro estuvo en la Universidad Nacional de Córdoba. En aquellos momentos los estudiantes enfrentaban a la oligarquía universitaria pero pronto asumieron que  una de sus misiones era luchar por la democracia frente a gobiernos dictatoriales en América Latina. En la Venezuela actual estudiantes de universidades públicas y privadas, jóvenes de todas las condiciones sociales se encuentran luchando por la democracia y contra el hambre del pueblo. Más de un centenar de ciudadanos ya perdieron la vida en estos acontecimientos en medio de un aparato represivo dictatorial y de una pérdida total de legitimidad del grupo en el poder. Asistimos a una versión renovada de las dictaduras latinoamericanas en un país donde la inseguridad y el hambre se han generalizado.
Al reivindicar el compromiso de la universidad sudamericana con la sociedad no podemos olvidar por supuesto el llamado de aquellos jóvenes de la Reforma de 19l8 para comprometernos con las batallas por la libertad, por la democracia, por la dignidad. Sobre todo cuando las condiciones de Venezuela han llegado a un límite en el que la mayoría de los ciudadanos tiene que buscar infructuosamente un pan, medicamentos y alimentos básicos.
Desde los comienzos de las luchas por la Independencia hacia 1810 los pueblos sudamericanos han buscado la libertad, la democracia, la justicia social, la soberanía nacional, el desarrollo. Con distintas ideologías variados movimientos políticos asumieron estas banderas. Nos encontramos en medio de revoluciones inconclusas. Una de las misiones de las universidades públicas ha sido la de formar ciudadanos comprometidos con las necesidades del pueblo. Por eso, nos parece coherente que IUSUR proclame su solidaridad con los estudiantes y profesores universitarios que ahora juegan su vida y su seguridad luchando por la democracia y el bienestar colectivo en Venezuela.

En los años de 1970 las universidades de Venezuela fueron generosas al recibir exiliados de Chile, Argentina, Uruguay cuyos países sufrían bajo la opresión de dictaduras. Ahora debemos prestar atención a las demandas de los universitarios y de los ciudadanos de Venezuela que se ven obligados a emigrar masivamente para sobrevivir, o que son presos por protestar en las calles o que son asesinados por enfrentar a las fuerzas militares y policiales. Una vez más los pueblos sudamericanos nos sentimos hermanados por las aspiraciones comunes de libertad y de dignidad. En pleno Siglo XXI nos sentimos convocados por las “políticas de vida” y por las “batallas de la inteligencia” que nuestros pueblos necesitan para lograr sociedades justas. 

domingo, 18 de junio de 2017

La Bioética frente al nihilismo global

Augusto PÉREZ LINDO, Dr. en Filosofía. Profesor Titular de Filosofía de la UBA – 1987 – 2006. Profesor del Doctorado en Políticas y Gestión de la Educación Superior de la UNTREF. Autor entre otras obras de: Mutaciones. Escenarios y filosofías del cambio de mundo (Biblos, 1993), Cambios en la consciencia histórica (Eudeba, 1999), El mundo en vísperas. Filosofía y consciencia histórica (Biblos, 2012)

LA BIOÉTICA FRENTE AL NIHILISMO GLOBAL
Publicado en: Temas de Derecho de Familia, Sucesiones y Bioética, Buenos Aires, mayo 2017, pp. 339 – 346

Tal como todo lo que vive se autorregenera en una tensión incoercible hacia su futuro, así todo lo humano regenera la esperanza regenerando su vivir; no es la esperanza lo que hace vivir, es el vivir que crea la esperanza… Edgar Morin, Tierra Patria, 1993
Estamos presenciando el surgimiento de una ética nueva e innovadora: se trata de la ética de la ciudadanía biológica y la responsabilidad genética. … hemos ingresado a la era de la política vital … Nikolas Rose, Políticas de la vida. Biomedicina, poder y subjetividad en el siglo XXI, 2012


1.    Las mil caras del nihilismo social
Las sociedades actuales viven crisis donde proliferan los comportamientos agresivos y de negación de la sociabilidad. Las situaciones de exclusión, de pobreza, de violencia criminal, los distintos tipos de guerra en curso, el incremento de la violencia doméstica y del bullying escolar manifiestan la crisis de la socialidad, del contrato social o de los valores que sostienen la convivencia humana. La respuesta a estos escenarios la podemos encontrar en una nueva cultura bioética. Este es el tema de este artículo.
Los atentados terroristas suelen conmover a la opinión pública en todo el mundo. Sin embargo, el espectro de las violencias es mucho más amplio. En su Informe sobre la violencia y la salud (2002)  la Organización Mundial de la Salud señalaba desde el comienzo:
No hay país ni comunidad a salvo de la violencia. Las imágenes y las descripciones de actos violentos invaden los medios de comunicación. Está en nuestras calles y en nuestros hogares, en las escuelas, los lugares de trabajo y otros centros. En un azote ubicuo que desgarra el tejido comunitario y amenaza la vida, la salud y la felicidad de todos nosotros. Cada año, más de 1,6 millon de personas en todo el mundo pierde la vida violentamente. [1] 
Otro testimonio impactante es el Informe mundial sobre la violencia contra los niños y las niñas de UNICEFF en 2003[2] donde se afirma que en 2002 se calculaba en 53.000 el número de homicidios de niños y niñas en todo el mundo. A su vez se menciona la Encuesta Global de Salud en la Escuela de la Organización Mundial de la Salud para afirmar que en 2002 unos 150 millones de niñas y 75 millones de chicos menores de 18 años habían sufrido relaciones sexuales forzadas.
Por su lado, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito sostiene que en 2012 cerca de 437.000 personas perdieron la vida a causa de homicidios dolosos en todo el mundo.[3]  Entre otros aspectos de este informe se puede destacar que en Asia 19.700 mujeres fueron asesinadas por sus propias parejas o familiares y en América un número de 6.900.
Todos estos datos muestran el espectro impresionante y diverso de las violencias actuales. A lo cual podríamos agregar que el número de muertes relacionadas con las drogas en 2014 se calculaba en 207.400 personas.[4]
Estos simples y dramáticos datos nos ponen ante una evidencia: los comportamientos violentos forman parte de la cultura y de las relaciones sociales en el mundo actual. Es por esto que hablamos en este artículo de “nihilismo global”. Entendemos en este caso el “nihilismo“ como la negación de los principios de convivencia, como la negación de la socialidad y de la vida misma. Y es por el alcance de este fenómeno que proponemos analizar estas situaciones desde la perspectiva de una “biopolítica” donde la bioética puede aportar conocimientos y líneas de acción para enfrentar estas patologías de las sociedades actuales.
2.    La violencia y sus causas
El terrorismo y las guerras motivadas por razones políticas, étnicas o religiosas ocupan un lugar destacado por la espectacularidad de las muertes que provocan. Muchos creen que estos fenómenos constituyen la amenaza principal para la vida de los pueblos. Sin embargo, cuando uno analiza las estadísticas de los homicidios ligados a la delincuencia y el  narcotráfico ,  los casos de bullying en las escuelas,  la violencia doméstica ,  los conflictos tribales o los suicidios de jóvenes, uno se pregunta si todos estos fenómenos no evidencian un problema mayor.   
Al principio del siglo XX Emile Durkheim elaboró el concepto de “anomia” para explicar porqué en las grandes ciudades de Europa una parte  de  los migrantes que venían del medio rural se convertían en individuos marginales y agresivos. La revolución industrial tenía como uno de sus efectos provocar desarraigos y crisis en las estructuras familiares del nuevo proletariado que se formaba en las periferias de las ciudades.
En el marxismo y el anarquismo ya se habían formulado otras interpretaciones. Desde el Manifiesto Comunista de 1844 Karl Marx interpretaba que el capitalismo estaba creando una nueva economía y una nueva sociedad que transformaba las relaciones sociales. Tuvo el presentimiento de que con las nuevas formas de producción de la sociedad “todo lo real se diluye en el aire”. Un anticipo de lo que en tiempos actuales Zygmunt Bauman denomina la “sociedad líquida”, o sea, un mundo donde nada permanece estable, donde todo cambia permanentemente. [5]
Los anarquistas no le echaban la culpa a la división de clases sino a las relaciones de dominación, al ejercicio del poder. Para ellos es la institución del Estado como legitimador de las relaciones de dominación y de los valores de una sociedad injusta lo que sostiene las desigualdades, desequilibrios y violencias. Desde su punto de vista la moral instituida no era más que una cobertura ideológica para que los pobres y los dominados aceptaran la sumisión. En consecuencia, sostuvieron que era correcto ejercer la  contra-violencia por todos los medios frente  al Estado opresor y las clases dominantes.
Como teóricos del nihilismo político, o sea, la negación de toda forma de poder establecido, los anarquistas admitían todo tipo de violencia social incluyendo el terrorismo para luchar contra los opresores. Pero fueron conscientes de que había que poner ciertos límites éticos y tratar de evitar el daño a las personas ajenas al conflicto: parientes, niños, ciudadanos comunes.
Fueron también los anarquistas los que destacaron con agudeza que los principales hechos de violencia masiva apelando a cualquier medio provenían de los Estados. El terrorismo estatal, bajo formas legitimadas o no, como en las guerras, implica justificar el asesinato político, los secuestros, torturas, matanzas colectivas, campos de concentración, encarcelamientos injustos y otras prácticas. Durante los últimos cien años hemos visto desfilar con todas sus variantes ideológicas sistemas colonialistas, imperialistas, totalitarios, autoritarios, represivos.
En La violencia y sus causas (1981) [6]  un grupo de sociólogos, biólogos, psicólogos, antropólogos, historiadores y politicólogos convocados por la UNESCO intentaron definir las causas de los fenómenos violentos. La primera conclusión surgió rápidamente a través de las miradas de diversos especialistas: se trata de un fenómeno multicausal.
Las negaciones de la sociabilidad, de la convivencia y de la solidaridad son tan abundantes en el mundo actual que nos llevan a pensar que se trata de un “fenómeno global”. Algunos consideran que la exclusión social en la era de la globalización es la fuente principal de las violencias actuales.[7] En efecto, más de mil millones de personas se encuentran en las categorías de pobres, indigentes y excluidos en la población mundial. Solamente en América, del Norte y del Sur, podemos estimar en más de 300 millones las personas afectadas.   
La destrucción de la socialidad, que otros denominan desintegracióndesligación social, se manifiesta en América Latina con  los altos índices de pobreza y desigualdad social pero también con el alto porcentaje de familias monoparentales (10 a 20% de las familias son sostenidas exclusivamente por la madre). Otro dato nos señala que la des-socialización se manifiesta en el aislamiento de los individuos:  cerca del 40% de personas viven solas en las grandes ciudades como Nueva York, Tokyo, Buenos Aires, San Pablo, México, etc.
 Algunos psicólogos hablan de “crisis vincular”. Los psicoanalistas que siguen a Freud recuerdan que éste ya hablaba de la “pérdida de los registros simbólicos” en el artículo sobre “El malestar en la cultura” de 1939. Hoy percibimos en efecto que hay crisis en los vínculos familiares que hay pérdida de valores, de códigos morales y de consciencia ciudadana. Por otro lado, los medios de comunicación  relativizan la violencia y los hechos perversos. Muchas veces exaltan las acciones violentas  y transgresoras. Las nuevas generaciones aprenden que  la transgresión ética o  legal es aceptable.
Las teorías tradicionales ya no pueden explicar el auge de la violencia escolar donde niños o niñas son acosados, violados, agredidos o asesinados por razones triviales por sus propios pares. Argentina que cuenta con más de 36.000 establecimientos escolares experimenta cerca de 60 mil hechos de violencia escolar que comprenden agresiones escritas y verbales, por coacción física, con armas blancas y de fuego, por medios electrónicos (bullying virtual y grooming). Según encuestas de Uniceff el 60% de los alumnos fue testigo de hechos de agresión en la escuela. 
En Estados Unidos la violencia escolar afecta a unas 600.000 mil personas, en Francia a unas 400.000, en  Brasil a más de 200.000. A veces la violencia se extiende hacia los profesores. En Paris un sindicato docente llegó a ofrecer  cursos de autodefensa para profesores de colegios secundarios. De hecho muchos profesores han optado por esta opción en todas partes.  
Si pasamos del campo escolar al familiar observamos que se incrementa el número de acosos y agresiones a mujeres en América, en Europa, en Asia. El asesinato de mujeres aumentó.[8]  No solo eso. Estamos observando que en Argentina un individuo despechado  no solo intenta asesinar a su pareja sino también a los hijos y parientes.
En el mundo de la delincuencia también se modificaron los códigos. Antes prevalecían los robos sin homicidio. Ahora por un robo menor se puede matar a cualquiera. La intervención de menores de 18 años en los delitos creció exponencialmente en Argentina y América Latina. En Brasil las causas externas de moralidad de menores de 0 – 19 años pasó de 6,7% en 1980 a 29% en 2013. [9] . Varias películas exponen la tragedia de la delincuencia infantil y adolescente en la región, entre otras: “Peixote”, “La Virgen de los Sicarios”, “Cidade de Deus”.
No hay límites para agredir o matar a cualquier persona, sea niño o anciano, docente, médico o sacerdote, pobre o desprotegido. No hay reglas. Todo vale. Por lo tanto, nada vale. El nihilismo social avanza. La agresión se extiende a los medios de comunicación y a las redes virtuales. Robos, secuestros y agresiones virtuales sorprenden a todo el mundo.
En la dimensión de los conflictos políticos y sociales es donde encontramos las situaciones que nos parecen más espectaculares. Los crímenes de los narcotraficantes en América Latina o en África forman parte de la filmografía contemporánea. Los atentados terroristas de los integristas islámicos sacuden la opinión pública en los cinco continentes.
3. El concepto del nihilismo global
Proponemos como hipótesis verosímil que las violencias actuales están relacionadas con las mutaciones bio-sociales  tecno-científicas, económicas, sociales y culturales.[10]  Las mutaciones en curso tienen como efectos colaterales el deterioro de los vínculos sociales, del medio ambiente y el debilitamiento de los códigos bio-éticos. Las negaciones de los principios bio-éticos en las relaciones sociales configuran el nihilismo global, que abarca los comportamientos interpersonales y con el medio ambiente.  
La violencia es global en el sentido geográfico y en el sentido integral. Abarca todas las dimensiones de la vida humana. Nadie escapa de las amenazas, no hay inocentes, nadie es inmune. 
El concepto de “nihilismo global” significa que en todos los órdenes de la convivencia humana actual se ha extendido la capacidad para negar la vida del otro, para excluir, para matar, para violentar a los demás. Es probable que la capacidad para agredir, o la agresividad, tenga una base natural. Sin embargo, la Humanidad en el curso su evolución creó mandamientos, normas y  valores para asegurar la convivencia social. En la actualidad podríamos preguntarnos si nos aproximamos a una etapa “poshumana” o “poshistórica” donde los fundamentos del Estado y la sociedad se derrumban. [11]
Todos nos conmocionamos con los atentados o prácticas violentas de los integristas islámicos que toman como blancos a cualquier grupo humano en aeropuertos, escuelas, centros comerciales o edificios públicos. Atacar personas ajenas a un conflicto revela la insignificancia que se asigna a la vida humana. Pero la violencia política es apenas un aspecto del nihilismo global.
Desde la Primera Guerra Mundial (19l4-19l8) se hicieron acuerdos para preservar las poblaciones civiles y prohibir armas bioquímicas de aniquilación masiva. Luego de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948 y una serie de convenios  internacionales para fortalecer el respeto de la dignidad humana.
En varios momentos se tuvo la esperanza de que estos acuerdos podían dar lugar a un orden mundial más justo y respetuoso de la vida humana. Pero a pesar de los convenios ético-políticos mundiales hoy podemos constatar que se vienen quebrando en distintos escenarios los límites morales en distintos países y en diversas situaciones de conflicto.  
Muchos reconocen que en el “contexto de aplicación” el respeto de los derechos humanos ofrece muchas resistencias. En muchos estados no se respeta el derecho a la vida, la libertad de consciencia, la libertad de asociación, el acceso a una alimentación básica, la libertad de opinión y otros principios. Se ha tratado a veces de relativizar el alcance de los principios de los Derechos Humanos invocando necesidades del Estado, las tradiciones culturales o las creencias religiosas. Estos argumentos se han revelado insostenibles frente al consenso moral que proponen los convenios internacionales.
Por otro lado, muchas situaciones relativas a la “violencia social” provienen de las  familias, comunidades, tribus, asociaciones religiosas, políticas, culturales o deportivas. Las “mafias”, “tribus urbanas”, las “bandas”, “barras” y otros grupos son agentes de socialización que crean códigos violentos. Los agentes tradicionales de integración social (Estado, escuelas, partidos, iglesias, clubes, familias, sindicatos) han dejado el lugar muchas veces a los nuevos actores sociales.  
Este panorama nos lleva a distinguir entre la violencia estatal y la violencia social. Ambas pueden estar conectadas en los estados autoritarios. Pero hay que tener en cuenta que algunas tradiciones (como la ablación del clítoris de las mujeres en algunos países de África, o la ejecución de mujeres por infidelidad, o la persecución a individuos de distinta raza o categoría social) constituyen barreras poderosas para la humanización de las relaciones sociales.
Hay que agregar a estas situaciones la influencia de las Tecnologías de la Información y la Comunidación (TIC) que estimulan la formación de imaginarios colectivos impregnados de violencia. En los medios normalmente no hay límites para publicitar lenguajes y acciones violentas, agresivas, destructivas. Los niños acceden a mensajes repetidos de agresión. Las series de video-juegos violentos y de guerra se multiplican.  El imaginario violento ha ganado terreno en todas las sociedades y se transmite rápidamente a la realidad.   
El culto de lo siniestro se manifiesta en películas, series televisivas o video-juegos. También se expresa en la formación de tribus urbanas que se denominan “cadáveres de niños”, “masacre”, “skin heads“, “angeles diabólicos”, etc. A menudo la crónica policial muestra como los jóvenes pasan del imaginario a la realidad matando a sus compañeros en un ataque escolar o en la salida de un club nocturno. Desarmar, en sentido lato y en sentido figurado, los imaginarios violentos requiere acciones culturales y sociales muy amplias.   
4.    De la bio-ética a las biopolíticas  
Tomar consciencia del nihilismo global que  sufren las sociedades actuales debería uno de los objetivos primeros de las políticas sociales, culturales y educativas.  ¿Pero, cómo implementar una biopolítica tendiente a crear una nueva cultura de respeto a la vida?  ¿Qué lugar ocupa en el currículo escolar la formación de actitudes de respeto a la vida humana? Deberíamos preguntarnos antes todo si la escuela se ocupa de la “formación en valores” y de las actitudes básicas como la solidaridad, el respeto, la responsabilidad social.   
La formación de actitudes favorables para el respeto de la vida y de los semejantes debería ocupar un lugar relevante en el currículo escolar. En muchas escuelas los alumnos no aprenden ni a pensar ni a convivir, decía Ivan Illich en los años de 1970 cuando defendía la necesidad de la “desescolarización”. Las evaluaciones escolares muestran que la motivación, el respeto, la responsabilidad y el compromiso son actitudes decisivas para el éxito de los alumnos.
Podemos decir que en la formación de los niños y niñas escolarizadas lo que importa sobre todo es la transmisión de valores y actitudes favorables a la convivencia (el aprender a ser, el aprender a convivir, como reclama la UNESCO) y al respeto de la vida. Asumir esto implica una revisión profunda de la actividad escolar y de la preparación de los docentes. Actualmente lo más difícil no es transmitir informaciones y conocimientos porque en muchos casos los sistemas de información facilitan esta tarea, sino transmitir un sentido bio-ético-social.
Las sociedad actuales tienden a la escolarización básica universal. Habría que lograr que la enseñanza bio-ética forme parte del curriculo en todos los niveles de la educación. Porque está en juego la socialidad, la convivencia entre los seres humanos de todo el planeta. Ahora bien, una biopolítica de esta naturaleza requiere acciones en diversos planos. Por de pronto, sería necesario un Pacto Internacional para un Desarrollo Solidario que asegure alimentación y condiciones básicas de vida a todo el mundo. Esto ya ha sido propuesto en Naciones Unidas por distintas instituciones y personalidades.
Sabemos que la agresividad y la crisis de la socialidad están presentes en sociedades desarrolladas y subdesarrolladas.  Esto muestra que no siempre son las condiciones económicas las que empujan hacia el nihilismo social. Los suicidios son altos en sociedades como las de Japón o Suecia. Los suicidios juveniles son los que más llaman la atención porque se trata de individuos que normalmente se encuentran en pleno crecimiento. La OMS sitúa a la Argentina en primer lugar con mayores índices de suicidios adolescentes en América Latina. Vienen después Venezuela, México, Brasil.
En 2005 la UNESCO proclamó la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos. De este documento surge que no se puede disociar la lucha por los principios de los derechos humanos de las normas que orientan a los actores sociales que intervienen en temas de la salud y la vida de la salud humana.
            Lo difícil no es ponerse de acuerdo sobre los principios de la bioética. Lo difícil es ponerse de acuerdo sobre la implementación de políticas que permitan asegurar una convivencia feliz entre las personas. Este debería ser el núcleo principal de toda actividad política: asegurar que los ciudadanos pueden convivir felizmente. Este principio figura en la Constitución de algunos países. En Ecuador desde la reforma constitucional de 2008 se introduce el principio del “buen vivir” como eje del desarrollo social.
            Diversos países y comunidades han ensayado crear una nueva cultura política donde la búsqueda de la felicidad o el buen vivir para todos está en el centro de las decisiones estatales y sociales. La bioética debería crear orientaciones para sustentar biopolíticas que permitan enfrentar el “nihilismo global”. ¿En qué medida un sistema económico, social o político atenta contra la vida de las personas?
            Ciertas intervenciones médicas y sanitarias se han revelado decisivas para mejorar las condiciones de vida de los niños o de los sectores más vulnerables. La seguridad o el bienestar de muchas personas depende de decisiones adecuadas de los funcionarios judiciales. Las políticas sociales tienen a veces un alcance limitado porque no tienen en cuenta las condiciones de vida de las personas asistidas. Esto muestra que se necesita desarrollar una cultura bioética que involucre a médicos, psicólogos, abogados, jueces, asistentes sociales, funcionarios estatales o dirigentes comunitarios.
            Todo esto implica resignificar el sentido de la bio-ética para convertirla en la base de biopolíticas extendidas a toda la sociedad. Porque lo que está en peligro es la convivencia social y la vida de las personas.  Se necesitan políticas específicas para proveer viviendas dignas, atención sanitaria adecuada, acceso universal a la educación, trabajos dignos, igualdad de oportunidades. La justicia y la seguridad también importan. Pero todo esto puede enmarcarse en el propósito de proveer vida digna para todos.
            La bioética ha dejado de ser un mero conjunto de criterios para la casuística médica o de investigación biológica. Ahora se encuentra en el centro de los instrumentos culturales de que disponemos para evitar los procesos autodestructivos que estamos sufriendo.
            Algunos pensaran que bastaría con que se respete la vigencia del Estado de Derecho para que se respeten los derechos de los individuos y de las comunidades. Pero el fenómeno del “nihilismo global” comienza ahora en la infancia, con niños que aprenden desde la marginalidad o la televisión los comportamientos agresivos. Nunca como ahora se han potenciado las tendencias agresionistas.
            Para revertir el nihilismo global la instalación de una cultura bio-ética, o sea, de respeto de la vida en todas sus dimensiones, debería convertirse en el centro de las políticas educativas, culturales y sociales. Existen ya muchas experiencias en esta dirección a nivel de comunidades e instituciones. Pero hemos llegado al punto en que las reformas aisladas no pueden asegurar el éxito de sus objetivos. Millones de personas han intentado refugiarse o aislarse en barrios residenciales, countries, comunidades solidarias. Muchas no han podido eludir la violencia que nos rodea y penetra hasta los lugares más aislados.
            Colocar a la bioética en el centro de las comunicaciones y de las políticas sociales puede ser un camino para superar el nihilismo social. Pero en última instancia todos intuimos que sin un cambio en el orden económico mundial seguiremos teniendo millones de personas excluidas y un potencial de frustración y agresividad enorme. Por eso la bioética debería asociarse con el propósito de instalar un modelo de desarrollo mundial solidario.



BIBLIOGRAFÍA
-       BAUMAN, Z.  (1999) Modernidad líquida. Bs.As.: FCE; -- (2004) La sociedad sitiada. Bs.As.; FCE
-       CHANGEUX, J.P. (2010) Sobre lo verdadero, lo bello y el bien,  Madrid: Katz
-       DUSSEL, E.  (1998) Ética de la liberación: en la era de la globalización y de la exclusión. Madrid: Trotta
-       MORIN, E. (1993)  Tierra Patria, Buenos Aires: Nueva Visión
-       ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD. OMS. (2002) Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington: OPS
-       PEREZ LINDO, A. (2012) El mundo en vísperas. Filosofía y consciencia histórica. Buenos Aires : Biblos
-       ROCARD , M. (2015) Suicide de l’Occident, suicide de l’Humanité ?. Paris : Flammarion
-       ROSE, Nikolas (2012)  Políticas de la vida. Biomedicina, poder y subjetividad en el siglo XXI. Buenos Aires . UNIPE
-       TEALDI, J.C. (dir.) (2008) Diccionario Latinoamericano de Bioética. Bogotá : UNESCO – Universidad Nacional de Colombia
-       TOURAINE, A.  (2013) La fin des sociétés. Paris : Editions du Seuil
-       UNESCO (1981) La violencia y sus causas. Paris : UNESCO
-       UNICEFF. Informe mundial sobre la violencia contra los niños y las niñas. New York: Naciones Unidas
-       UNODOC (2012)  Informe mundial sobre las drogas. New York: UNODOC: NACIONES UNIDAS
-       UNODOC (2013) OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO (UNODOC) (2013) Estudio Mundial sobre el homicidio. Resumen Ejecutivo.  New York : UNODOC. Naciones Unidas
-       WAISELFISZ, J.J. (2015) Mapa da violência 2015. Homicidio de mulheres no Brasil. Brasilia: FLACSO
-    WAISELFISZ, J.J. (2014) Mapa da violencia 2015. Adolescentes de 16 e 17     anos do Brasil. Río de Janeiro: FLACSO





[1] ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD. OMS. (2002) Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington: OPS

[2] UNICEFF. Informe mundial sobre la violencia contra los niños y las niñas. New York: Naciones Unidas
[3] OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO (UNODOC) (2013) Estudio Mundial sobre el homicidio. Resumen Ejecutivo.  New York : UNODOC. Naciones Unidas
[4] UNODOC. Informe mundial sobre las drogas. New York: UNODOC. NACIONES UNIDAS
[5] Sygmunt Bauman (1999) Modernidad líquida. Bs.As.: FCE; -- (2004) La sociedad sitiada. Bs.As.; FCE
[6] UNESCO (1981) La violencia y sus causas. Paris : UNESCO
[7] Ver: Enrique DUSSEL (1998) Ética de la liberación: en la era de la globalización y de la exclusión. Madrid: Trotta
[8] Ver el caso de Brasil em: WAISELFISZ, J.J. (2015) Mapa da violência 2015. Homicidio de mulheres no Brasil. Brasilia: FLACSO
[9] WAISELFISZ, J.J. (2014) Mapa da violencia 2015. Adolescentes de 16 e 17 anos do Brasil. Río de Janeiro: FLACSO
[10] PEREZ LINDO, A. (2012) El mundo en vísperas. Filosofía y consciencia histórica. Buenos Aires: Biblos
[11] TOURAINE, A.  (2013) La fin des sociétés. Paris : Editions du Seuil

La idea de la Universidad actual

ENCUENTRO LA UNIVERSIDAD COMO OBJETO DE INVESTIGACIÓN
UNIVERSIDAD NACIONAL DEL LITORAL
3 – 5 de mayo de 2017. Santa Fe
Ponencia: El concepto de la universidad actual
AUGUSTO PÉREZ LINDO, Profesor del Doctorado en Políticas y Gestión Universitaria de la UNTREF, del Doctorado en Educación Superior de la Universidad de Palermo y de la Maestría en Gestión Universitaria de la Universidad Nacional de Mar del Plata
Palabras claves: teoría de la universidad – modelos de universidad – evolución de las universidades – universidad argentina
RESUMEN: Se proponen en esta ponencia presentar los nuevos perfiles que adoptan las universidades actuales de acuerdo con las transformaciones del contexto. Se trata también de brindar elementos para conceptualizar la identidad que vienen asumiendo las instituciones universitarias en proceso de cambio. Asimismo, se propone una perspectiva desde la cual las universidades de América Latina podrían asumir una nueva misión histórica para resolver el problema del subdesarrollo.

1.      Los nombres de la universidad en transformación
            Pensar la universidad futura implica identificar las tendencias y las transformaciones que están configurando la nueva identidad. La universidad futura ya existe. Pero no terminamos de elaborar un concepto universal sobre la misma. Por otra parte, los procesos de las nuevas transformaciones no han terminado. Por eso la dificultad para explicitar un nuevo paradigma.
            Se han enunciado diversos  nombres para identificar el perfil de la universidad emergente:  “multiversidad”, “universidad global”, “universidad abierta”, “universidad difusa”, “universidad virtual”, “universidad emprendedora”, “universidad transfronteriza”, “universidad masiva”, “universidad multicultural”, “wired university” son algunas de las denominaciones propuestas por distintos especialistas en las últimas décadas. (Altbach: 1994; Gumport: 2015; Inayatullah: 2003; Rama: 2006; Miklos: 2016)
            Podríamos señalar la década de 1990 como un momento significativo para la explicitación de varias tendencias:  la expansión económico- tecnológica de  China; el derrumbe de la Unión Soviética, la profundización del acceso masivo a la educación superior en todo el mundo, la intervención creciente de las universidades en las innovaciones tecnológicas, la cientificación e  informatización de la sociedad, la crisis del modelo academicista  en Europa, la expansión de las universidades en África, América Latina y Asia.
            En los 90 se difundía el neo-liberalismo en varias direcciones. Las teorías organizacionales avanzaban hacia la educación dando importancia central a los problemas de gestión. Simultáneamente los estudios de sociología de la educación analizaban la reproducción de las desigualdades o la socialización de los jóvenes a través de la Educación Superior. Los problemas de aprendizaje cobraban mayor relevancia y la Pedagogía Universitaria surgía como un campo muy importante. La Sociología del Conocimiento abría nuevas perspectivas para interpretar la evolución de las sociedades a través de los avances científicos y tecnológicos. Michael Gibbons y otros anunciaban el “cambio en el modo de producción y transmisión de conocimientos”.
            Europa a través de los Acuerdos de Bolonia (1999-2010) buscó al mismo tiempo crear un “nuevo espacio del conocimiento” para mantener la competitividad frente al Sudeste Asiático y Estados Unidos, y propuso una reforma curricular de los estudios universitarios. América Latina, Asia y África en general buscaban adaptarse a las nuevas tendencias como la globalización, la informatización, la masificación del acceso o el fortalecimiento de la investigación científica. El “modo adaptativo” (y no “creativo” o “innovador”) se imponía en todas partes.
            La perspectiva histórica puede ayudarnos a encontrar un sentido a la expansión de las universidades. Mucho antes que nosotros Comenio (1592 – 1670) había entrevisto la idea de una sociedad totalmente escolarizada. Recién en 1990, bajo los auspicios de la UNESCO, las naciones actuales aprobaron la Declaración Mundial sobre Educación para Todos, en Jomtien, Tailandia. El progreso de la escolarización de las poblaciones ha sido espectacular en todos los continentes. Con lo cual ha cambiado el perfil de la fuerza de trabajo y de las sociedades. A principios del siglo XX el analfabetismo afectaba al 80-90 % de las poblaciones y al final del siglo el índice estaba cerca del 10%.
Los pueblos colonizados, los negros, las mujeres y otros grupos humanos dieron un salto espectacular en sus luchas por el reconocimiento social gracias a la educación. Desde esta perspectiva deberíamos analizar también el impacto actual de la masificación de la educación superior. Se han formado nuevos actores sociales y se ha modificado el perfil de la fuerza de trabajo. Peter Drucker reconocía desde 1989 el surgimiento de una economía y de un “proletariado del conocimiento” (Drucker: 1990)
            El lugar de la educación superior en una sociedad escolarizada es lo primero que podemos destacar. Ya en países de la Unión Europea, en Estados Unidos, Canadá, Argentina, Costa Rica, Cuba, Japón, Corea del Sur, Israel y otros, el 40% de la población económicamente activa tiene estudios superiores. Esto crea una “nueva ciudadanía” y una nueva fuerza de trabajo más asociada a la producción y transmisión de conocimientos.
            Europa, China, América Latina, África, ya sufren el subempleo de recursos humanos altamente calificados. Lo cual pone en evidencia que existe una contradicción entre el modo de funcionamiento de las sociedades y el aprovechamiento del potencial de recursos humanos calificados. Lo que quiere decir que si no emerge un modelo de desarrollo con uso intensivo del conocimiento y con políticas dirigidas a distribuir equitativamente las oportunidades sociales, seguiremos incrementando la formación de una masa de jóvenes instruidos y sin empleo.
            Desde este punto de vista el futuro de las universidades dependerá de las capacidades para multiplicar el uso social del conocimiento relacionado con la resolución de problemas tales como el subdesarrollo, la pobreza, los desequilibrios ecológicos, la ineficiencia del Estado, etc.
            En consecuencia, podemos afirmar que el futuro de la universidad estará asociado a su capacidad para producir y aplicar conocimientos no solo para resolver problemas económicos y sociales sino también para contribuir a crear un “círculo virtuoso” que permita emplear a los millones de nuevos graduados universitarios que aparecen cada año en el mercado del trabajo.
2.     Nuevos contextos,  nuevos paradigmas de la universidad
            Afirmar que la nueva universidad será necesariamente global es algo   verificable no solo en las grandes metrópolis sino también en las regiones periféricas. También es evidente el avance de la informatización, de la telefonía digital, de los programas de información y aprendizaje virtuales. Internacionalización e informatización son dos fenómenos que modifican las condiciones de funcionamiento de las instituciones universitarias. 
            Por otro lado, los gobiernos y los directivos universitarios constatan que la masificación del acceso a la Educación Superior ha obligado a revisar las políticas y formas tradicionales de la enseñanza. La demanda creciente de Educación Superior ha tenido entre otras consecuencias la de exigir mayores recursos pero también la de expandir las ofertas de cursos de posgrado. El nivel “cuaternario” (Maestrías, Doctorados, Post Doctorados) ya constituye en muchas universidades una parte importante de la matrícula.
            Marchamos hacia la universalización del acceso a la Educación Superior. Pero al mismo tiempo la “diversificación” y “diferenciación” entre los niveles de la enseñanza se acentúa. La “postgraduarización” de la Educación Superior (como la denomina Claudio Rama) se encuentra, a su vez, asociada con otro proceso: la valorización de la actividad científica en las universidades.
            La “centralidad” de los estudios de grado deja paso al crecimiento de los posgrados y de la investigación científica en las universidades. Entre los indicadores que utilizan las grandes agencias de “rankings universitarios” figuran el número de postgraduados, de investigadores, de publicaciones científicas y de patentamientos.
            Este proceso conduce sin duda a una nueva segmentación o estratificación de los estudios universitarios. Asimismo, esto tiene consecuencias en el mercado de trabajo. En muchos países se exigen diplomas de posgrado para ejercer la docencia a nivel universitario y secundario.
            Si se analiza el comportamiento de las universidades y de las políticas públicas se puede observar que tanto en Estados Unidos, Europa, América Latina o África, la socialización de los jóvenes entre 17 – 24 años se ha convertido en un problema central. La idea de la “universidad incluyente” o “socializadora” ha inspirado políticas especiales tanto en Estados Unidos, como Argentina, Francia, Cuba y muchos otros países.
            No se trataría solamente de una situación coyuntural. Si la escolarización se universaliza resulta evidente que pasar por la universidad comienza a ser el destino normal de la mayoría de los jóvenes y si esto es así entonces el período de los 17 a 24 años se convierte en una etapa de socialización que antes significaba para la mayoría la entrada al mundo del trabajo. En muchos casos el éxito de este proceso resulta más importante que la obtención de diplomas académicos. A su vez el peor escenario se presenta cuando no se logra la integración social y tampoco se consigue brindarle una graduación superior a la mayoría de los jóvenes. 
            Algunos han aventurado la hipótesis de un desplazamiento de la universidad tradicional (presencial, territorial, dividida por carreras) por el avance de las universidades virtuales, abiertas, globales, transdisciplinarias. Las “universidades virtuales” ya existen. De hecho todas las instituciones registran actividades de enseñanza virtual combinadas con otras modalidades (presenciales, semi presenciales).
            También es evidente que millones de personas aprenden de manera autónoma a través de Internet donde se encuentran miles de programas de información científica, de aprendizaje, de investigación, de escolarización. En el Ciberespacio ha surgido de manera informal un Sistema Educativo Virtual, Global y Flexible que abarca todos los niveles de la educación en formato gratuito o arancelado. Esta nueva realidad, sin embargo, no ha afectado la escolarización superior y parece más bien que seguirán coexistiendo varias modalidades alternativas. Podemos hablar, entonces, de un nuevo Modelo de Universidad Multimedial o sea de instituciones híbridas con distintas modalidades de aprendizaje.
            Las organizaciones universitarias han tratado de innovar o de adaptarse a las nuevas tendencias o procesos (científicos, tecnológicos, económicos, sociales, culturales, políticos). Pese a los intentos por planificar estas estrategias cada unidad académica ha buscado nichos, oportunidades, innovaciones, para responder a los nuevos contextos. De modo que resulta improbable que a escala mundial encontremos nuevamente modelos homogéneos como fueron en otros momentos el Modelo Francés, el Modelo Británico, el Modelo Alemán, el Modelo Soviético o el Modelo Norteamericano.  Los sistemas universitarios son hoy un mosaico de diversidades (como en el caso de los 54 países que participan del Proceso de Bolonia en Europa y África) o como el caso de las universidades en América Latina. 
3.     Uni – diversitas: un sistema universitario global y complejo
            Nada puede evitar que los sistemas universitarios nacionales e internacionales tengan características diversas. Pero tampoco nadie puede frenar el avance de la globalización, de la informatización, de la flexibilización curricular, de la masificación, de la investigación científica, de los posgrados, de los programas de vinculación con la sociedad, la economía y el Estado. Cada uno de estos procesos tiene su lógica, su causalidad. Las grandes universidades se convierten en multi-versidades o en uni-diversidades.
            Las teorías sociológicas, organizacionales, educativas o institucionales pueden brindarnos algunas hipótesis sobre el perfil dominante de la universidad futura. Con seguridad habrán de asumir los procesos de globalización, informatización, virtualización o masificación. Pero las experiencias en curso muestran que las instituciones pueden mantener una identidad por encima de las tendencias dominantes. Esto quiere decir que la gestión estratégica, la cultura organizacional y la identidad institucional serán decisivas para definir el comportamiento de las universidades.
            En el plano de los sistemas universitarios nacionales dos preguntas aparecen como centrales: ¿cómo asegurar la empleabilidad de los graduados? ; ¿cómo lograr en los países periféricos que las universidades logren un nivel de calidad o de excelencia?
            La empleabilidad de los graduados dependerá cada vez más de la creación de procesos económico-sociales que requieran el uso intensivo de conocimientos. Por otro lado, en la medida en que las universidades se encuentren implicadas en las estrategias de este tipo entonces se verán motivadas para mejorar las actividades científicas y la calidad de la enseñanza.
            Si las universidades de regiones periféricas no logran modificar el modelo “profesionalista” vigente seguirán formando recursos humanos condenados a la emigración o al subempleo. Si no se proponen lograr el mejor nivel científico, la mejor calidad de su enseñanza, los mejores resultados en transferencia de conocimientos, entonces seguirán reproduciendo el subdesarrollo de sus países. Lamentablemente existe, como decía Kenneth Galbraith, un acostumbramiento al subdesarrollo tanto en las universidades como en la sociedad. La “banalización” de la ineficiencia del Estado, de la desintegración social, de la pobreza, de la violencia, de la irracionalidad económica, crea una cultura del atraso que las universidades deberían atreverse a superar.   
            Teniendo en cuenta las tendencias organizacionales y los valores en juego en América Latina sostenemos que sería adecuado asumir un Modelo de Universidad para el Desarrollo que fuera capaz de afrontar al mismo tiempo la misión de socializar a los jóvenes, de ofrecer enseñanza de calidad, de producir conocimientos científicos, de crear alternativas económico-sociales y de formar ciudadanos para fortalecer la democracia. Al decir esto nos preguntamos cuántas instituciones de la Educación Superior están cumpliendo con estos propósitos.
            Sería realista de parte de los gestores universitarios tomar en cuenta las tendencias, los cambios, las innovaciones que afectan a las universidades en todo el mundo. Sería realista también reconocer que no todas las universidades pueden consagrarse a las mismas funciones. No todas adoptan tampoco los mismos valores y misiones institucionales. 
Pero, en cualquier caso, resulta evidente que no es sostenible mantener como función exclusiva de las universidades el producir profesionales sin tener en cuenta el destino de los mismos. En términos estadísticos sobran profesionales en América Latina aunque falten profesores de calidad, ingenieros o graduados en ciencias naturales. El problema central reside en el bajo aprovechamiento del potencial científico, técnico y profesional en todos los sectores. Necesitamos crear un modo eficaz de vinculación de las universidades, los centros científicos y las demandas sociales. Lo que a su vez nos exigirá fortalecer nuestra capacidad científica y tecnológica.   
La universidad futura en América Latina está inevitablemente asociada con la realización de este objetivo: diseñar políticas de desarrollo inteligente y contribuir a la implementación de las estrategias adecuadas. Las universidades, que reúnen a los núcleos intelectuales, científicos y tecnológicos del país, tienen que animarse a diseñar y proponer proyectos para crear un nuevo modelo de desarrollo inteligente sustentado por la organización eficiente del Estado, la igualdad social y el crecimiento económico.

BIBLIOGRAFÍA
-       ALTBACH, Ph.; REISBERG, L.; RUMBLEY, L. (2009) Trends In Global Higher Education. Tracking an Academic RevolutionMassachusets : Boston College
-       CLARK, B. (1983) El sistema de Educación Superior. Una visión comparada de la organización académica. México: Universidad Autónoma Metropolitana
-       DELAMATA, G. (ed.) (2004) La universidad argentina en el cambio de siglo. Buenos Aires: UNSAM
-       DRUCKER, P. (1990) Las nuevas realidades. Buenos Aires: Sudamericana
-       GUMPORT, P. (ed.) (2015) Sociología de la Educación Superior. Buenos Aires: Universidad de Palermo
-       INAYATULLAH, S.; GIDLEY, J. (comps.) (2003)La universidad en transformación. Perspectivas globales sobre los futuros de la universidad. Barcelona: Pomares
-       KERR, C. (1994) Higher Education Cannot Escape History. Issues For the Twenty-First Century. New York : State University of New York Press
-       LUHMANN, N.; SCHORR, K.E. (1993) El sistema educativo. (Problemas de reflexión) México: Universidad de Guadalajara
-       MIKLOS, T.; ARROYO, M. (coords.) (2016) El futuro a debate. Respuestas prospectivas y estratégicas ante la incertidumbre global. México: LIMUSA
-       PEREZ LINDO, A. (1998) Políticas del conocimiento, educación superior y desarrollo. Buenos Aires: Biblos
-       PEREZ LINDO, A. (2003) Universidad, conocimiento y reconstrucción nacional. Buenos Aires: Biblos
-       RAMA, C. (2006) La Tercera Reforma de la Educación Superior en América Latina. México: Fondo de Cultura Económica
-       RENAUT, A. (2008) ¿Qué hacer con las universidades? Buenos Aires: UNSAM
-       SERVETTO, A.; SAUR, D. (comps.) (2011) Sentidos de la universidad. Córdoba: Universidad Nacional de Córdoba